Make your own free website on Tripod.com

Problemas Específicos de Aprendizaje

Disgrafia

Home
P E A
Dislexia
Disgrafia
Discalculia
Desorden del Procesamiento Auditivo
Banco de ayuda
Comunícate

Disgrafia

Tomado de DISGRAFÍA

nilev.gif

El concepto de disgrafía se mueve dentro de dos contextos:

 

  1. Contexto neurológico en relación con las afasias. En este apartado se incluyen las agrafias, que son una manifestación de las afasias e implican anomalías del grafismo.  
  2. Enfoque funcional, son el trastorno de la escritura que surge en los niños, y que no responden a lesiones cerebrales o a problemas sensoriales, sino a trastornos funcionales. 

La disgrafía es un trastorno de tipo funcional que afecta a la calidad de la escritura del sujeto, en el trazado o la grafía.  

 

Según Adelfo Tapia Pavón llamamos disgráfico al que confunde, omite, une y/o invierte sílabas  o letras de forma incorrecta.

 

Consideramos como disgráfico al alumno que comete dos o más tipos de incorrecciones, al que tiene las aptitudes mentales y sensoriales normales y ha sido escolarizado.

 

El número de casos es mayor en los niños, 60%, que en las niñas.

 

        Para hacer un diagnóstico de la disgrafía es necesario el tener en cuenta una serie de condiciones:

 

*      Capacidad intelectual en los límites de normales o por encima de la media.

 

*      Ausencia de daño sensorial grave, como los traumatismos motóricos, que pueden condicionar la calidad de la escritura.

 

*      Adecuada estimulación cultural y pedagógica.

 

*      Ausencia de trastornos neurológicos graves, como lesiones cerebrales, con o sin componente motor, ya que podría impedir una normal ejecución motriz del acto motor.

 

*      El factor edad, también es importante. Algunos autores como Auzías (1981) tiene la idea de que la alteración de la escritura no comienza a tener cuerpo hasta después del periodo de aprendizaje, que sería a más allá de los 7 años. Por eso no se podría efectuar un diagnostico hasta esa edad.  

 

LA EVOLUCIÓN DEL GRAFISMO.

 

 Desde que el niño comienza  a realizar los primeros trazos intencionados hasta que consigue un control óculo-manual, hay un largo proceso. Gessel aprecia en la evolución del grafismo las siguientes etapas:  

 

*      15 meses. El niño trata de imitar un trazo escrito, frotando o golpeando el lápiz contra el papel.

 

*      24 meses. Realiza pequeñas marcas con lápices en el papel.

 

*      30 meses. El niño experimenta con líneas verticales y horizontales, con puntos y con movimientos circulares.

 

*      3 años. Puede copiar un circulo.

 

      En la pintura, sus trazos son rítmicos y variados. Puede “leer”las ilustraciones de un libro.

 

*      3 años y medio. Quizás muestre un ligero temblor en la coordinación motriz  delicada.

 

      Algunos reconocen “p” de papá, la “m” de mamá o la “J“ de Juanito.

 

*      4 años. Dibuja objetos con algún detalle.

 

      Puede copiar un cuadrado.

 

      Le agrada escribir su nombre con caracteres de imprenta en sus dibujos y comienza a copiar.

 

      Cuando pinta, trabaja con precisión durante algún tiempo.

 

      Sus croquis y sus letras son aún toscos.

 

*      5 años. Dibuja el contorno de de algún objeto.

 

      La agrada copiar formas sencillas.

 

      Puede entretenerse haciendo letras dibujadas con pinceles sobre grandes superficies.

 

*      5 años y medio. Muchos muestran interés por aprender a escribir su nombre con caracteres de imprenta y por subrayar mayúsculas y palabras en algún libro familiar.

 

*      6 años. Sabe escribir letras mayúsculas de imprenta, por lo general, invertidas.

 

*      7 años. Pueden escribir varias oraciones con caracteres de imprenta y tienden a ir disminuyendo gradualmente de tamaño hacia el final de la línea.

 

En la evolución del grafismo, se observa un lento dominio de la coordinación viso-motora, proporcionándole esto el paso de un etapa lúdica o otra de intencionalidad controlada. Porque, como hemos visto,  desde muy corta edad el niño es capaz de copiar algunos grafemas, pero está aún muy lejos de conseguir, antes de los 4 años, una buena organización de su motricidad. Y esto se debe, según Liliana Lurcat, a que hasta ese momento no es capaz de diferenciar entre dibujo y escritura.

 

  Así a partir de los 4 años aparecen los primeros grafemas reconocibles, pero dependerá de el modelo utilizado. Lo que realiza el niño es una descomposición visual de los elementos más simples.

 

  La gama de dificultades que el niño puede encontrar en la imitación ira desde pequeñas diferencias en la reproducción a direcciones inadecuadas o grafemas irreconocibles. La permanencia de estos hábitos, si no se realiza una corrección inmediata, favorecerá las dificultades en la escritura pudiéndose generar la aparición de alguna disgrafía.

 

  La adquisición de la forma de las letras se completará durante el aprendizaje al que se somete al niño durante su escolaridad. Ajuariaguerra distingue tres etapas:  

 

*      Fase precaligráfica.

 

Ø      El niño es incapaz de superar las exigencias de las formas caligráficas.

 

Ø      Los trazos esta rotos, temblorosos, arqueados o retocados; las curvas están abolladas, angulosas, mal cerradas; la dimensión e inclinación de la letra está incontrolada; las uniones son torpes; la línea es irregular o descendiente bruscamente; los márgenes desordenados, etc.

 

Ø      El niño al escribir se esfuerza por conseguir la regularidad pero no lo consigue por incapacidad motriz.

 

Ø      Esta etapa varía según las posibilidades motrices o intelectuales.

 

*      Fase caligráfica infantil. Se inicia sobre los ocho o nueve años.

 

Ø      La escritura se aligera y regulariza; comienza a “inventar” la uniones de las letras sin originar ninguna modificación; es frecuente el collage; las líneas son rectas, los márgenes se distribuyen correctamente; parece haber llegado a un perfeccionamiento de estilo. 

 

*      Fase poscaligráfica. La llegada a la adolescencia, la estructura de la personalidad, las exigencias de velocidad o la economía del gesto son algunos de los factores que influyen en el proceso innovador que tiende a simplificarlos enlaces, modificar las letras o a despojarlas de todo adorno. La escritura comienza en esta etapa a expresar ciertos aspectos de la personalidad del individuo que no son fruto del azar.

 

En el proceso evolutivo existen grandes diferencias entre individuos, también de carácter social y cultural.

 

 

REQUISITOS PARA UNA EJECUCIÓN CALIGARÁFICA CORRECTA.

 

Para escribir correctamente es necesario una serie de destrezas o requisitos básicos como:  

 

*      Capacidades psicomotoras generales, como la inhibición y control neuromuscular, coordinación óculo. manual y organización espacio temporal.

 

*      Coordinación funcional de la mano, que es la independencia de mano-brazo, de los dedos y la coordinación de la prensión y la presión.

 

*      Hábitos neuromotrices correctos y bien establecidos, los más importantes son la visión y trascripción de izquierda a derecha, y el mantenimiento correcto del lápiz.

 

  Requisitos psicomotores implicados en la escritura, según Defontaine (1979):

 

*      Integridad de los receptores sensoriales, especialmente vista y oído.

 

*      Buena motricidad, pues si no hay un buen nivel motriz, y no domina los movimientos finos de dedos, no aprenderá los signos escritores, ni podrá ordenar las letras en un espacio determinado.

 

*      Buen esquema corporal y lateralidad, ya que es necesario que el niño estructure y organice lo que ve, oye y siente.

 

*      Buen esquema espacial, gracias a este el niño aprende a reconocer el espacio, a orientarse, a evaluar las distancias, las formas y a prever los movimientos que tiene que realizar.  

 

    Para realizar una ejecución caligráfica correcta, al empezar a escribir, el niño debe ser capaz de:

 

*      Encontrar su propio equilibrio postural, y la manera menos tensa y fatigada de sostener el lápiz.

 

*      Orientar el espacio sobre el que se ha de escribir y la línea sobre la que se van  a estar puestas las letras – de izquierda a derecha.

 

*      Asociar la imagen de la letra al sonido y a los gestos rítmicos que le corresponden.

La disgrafía es un trastorno de la escritura. Se distinguen en ella dos tipos:

 

*      Disgrafías adquiridas: son consecuencia de una lesión cerebral. Antes de la lesión la persona podía escribir correctamente. Además, no todos los aspectos de la escritura tienen que estar dañados por lo que se pueden aprovechar los que estén intactos para el tratamiento.

 

*      Disgrafías evolutivas: se refieren a los sujetos que tienen dificultades para aprender a escribir. Se pueden confundir con los retrasos.

 

           Dentro de estos dos tipos de disgrafía hay diferentes trastornos, según el proceso de escritura que esté dañado:

 

*      Afasia dinámica central: está dañada la planificación del mensaje. Hay dificultad en producir un lenguaje espontáneo creativo.

 

*      Agramatismo: dificultades en la estructura sintáctica.

 

*      Disgrafías centrales: falla el procesamiento léxico (las rutas). Hay distintas alteraciones, dependiendo de los almacenes que estén dañados.

 

*      Disgrafías periféricas: están afectados los procesos motores.  

 

 

1-. DISGRAFÍAS ADQUIRIDAS.

 

           En estas se destruyen ciertas zonas del cerebro como consecuencia de una lesión cerebral. Hay ciertos mecanismos  que quedan alterados. La mayoría de las veces no se deterioran por completo por lo que se puede hacer un uso, aunque sea parcial de los mismos.

 

         El déficit puede afectar a un almacén completo  o al acceso al mismo, así se pueden producir dificultades para acceder a la información del almacén o por degradación de la información que se recupera.

 

         Los síntomas que pueden aparecer son muy variados según la zona dañada.

 

         Hay diferentes tipos según donde se localice la lesión.

 

         1-1-. Afasia dinámica central o disgrafía semántica

 

         En este caso la lesión se produce en el área frontal izquierda inmediatamente anterior a la zona del lenguaje.

         Al producirse la lesión hay dificultades en la planificación de lo que se va a escribir (el mensaje). El lenguaje es gramaticalmente correcto e incluso pueden contar historias que tienen aprendidas, pero el lenguaje espontáneo son incapaces de producirlo.

 

         Otros trastornos que tienen este tipo de problemas son la amnesia y la afasia semántica.

 

         1-2. Agramatismo o disgrafía sintáctica

 

        La lesión se produce en el área de Broca por lo que las dificultades que se van a ver se encuentran en la construcción de la estructura sintáctica. Esto significa que pueden crear buenos mensajes pero no construyen bien las oraciones.

 

         Las dos principales alteraciones que se producen en el agramatismo son:

 

  Dificultades estructurales: Tienen dificultades para colocar de manera ordenada las palabras en la oración. Las frases que construyen son muy simples y cortas (no suelen tener más de tres o cuatro palabras) y a veces usas holofrases (una palabra que actúa como una oración).

 

  Frecuentes omisiones de palabras, sobre todo palabras funcionales (artículos, preposiciones, conjunciones...) y afijos (los más problemáticos son las terminaciones verbales – dicen salta por saltaba-, marcadores de tiempo, género, número...). No suelen tener problemas con las palabras contenido (sustantivos, adjetivos, verbos...).

 

         Por todo esto las oraciones son semánticamente coherentes pero sintácticamente incorrectas. Podría decirse que es un lenguaje similar a los telegramas.

 

         El problema de los agramáticos estaría entonces en la incapacidad de hacer un uso adecuado de las palabras funcionales y las dificultades estructurales serían una manifestación de esa incapacidad.

 

         Cada vez está más admitida la posibilidad de que se trate de dos trastornos diferentes:

 

a)     Agramáticos morfológicos: Tienen dificultades con los morfemas (palabras funcionales y afijos) pero conservan la capacidad de construcción gramatical.

 

b)    Agramáticos construccionales: conservan los aspectos morfológicos pero tienen dificultades para ordenar adecuadamente una oración.

 

 

 

Otro trastorno que tiene este tipo de problemas es la afasia de conducción.

 

         1-3. Disgrafías centrales

 

         El trastorno se produce en la recuperación de palabras o de elementos léxicos. Hay varios tipos de disgrafías centrales ya que hay varios subcomponentes  que intervienen en el procesamiento léxico  que pueden estar dañados.       

 

        Afectan a todo tipo de escritura: a mano, a máquina, con letras de plástico... etc.

 

         En la recuperación de la forma ortográfica de las palabras intervienen dos rutas: ruta fonológica o indirecta y ruta ortográfica, léxica o directa. Según se lesione una u otra los síntomas van a ser distintos.

 

              Disgrafía superficial: se produce cuando está afectada la ruta ortográfica o léxica por lo que se utiliza la ruta fonológica. Cuando ocurre esto no se pueden escribir palabras que no se ajusten a las reglas de conversión fonema-grafema, es decir, escriben bien las palabras regulares y pseudopalabras pero cometen errores en palabras irregulares. Hay también confusión con los homófonos ya que siguen las reglas de conversión fonema- grafema (escriben lo que oyen como “baca” por vaca y baca). Hay errores de omisión, adicción o sustitución de letras). 

 

                 Disgrafía fonológica: se produce cuando se lesiona la ruta fonológica y se usa la ruta ortográfica. Por esta razón no se pueden escribir pseudopalabras ya que está dañado el mecanismo de conversión fonema-grafema. Hay errores derivativos ( con los sufijos de las palabras compuestas – mantienen la raíz pero cambian los sufijos). Pueden escribir bien las palabras regulares y las irregulares porque la ruta léxica está intacta y tienen las palabras integradas a nivel visual.

 

                  Disgrafía profunda:  se produce cuando se lesionan las dos rutas (fonológica y ortográfica) por esta razón habrá dificultades con las palabras irregulares, pseudopalabras, y palabras regulares. Lo más característico de este tipo de disgrafía es la emisión de errores semánticos al escribir dictados o de forma espontánea (sustituye una palabra por otra relacionada semánticamente – naranja por limón porque los dos son cítricos, feliz por navidad-). También hay dificultades en las palabras función, verbos, derivaciones...  

 

               Disgrafía semántica: se produce cuando la conexión con el sistema semántico (donde están almacenados los significados) está afectado. A pesar de ello pueden escribir correctamente al dictado palabras irregulares y cuyo significado no conocen.

 

         1-4. Disgrafías periféricas

 

          Son trastornos motores que afectan solo a algunas formas de escritura y no a otras. Hay varios tipos según el proceso que está dañado:

 

*      Almacén grafémico dañado (almacén de memoria a corto plazo): los trastornos se producen por igual en todas las palabras. Hay un mayor número de errores en palabras largas que en las cortas. Los errores más frecuentes se producen a nivel de grafema: sustituciones, omisiones, intercambios... Afecta a todos los tipos de escritura.

 

*      Lesión en el mecanismo de conversión alográfica (tipo de letra –mayúscula, cursiva...). Se puede elegir el grafema pero no el alógrafo.

 

*      Lesión en  la conexión entre el almacén grafémico y el almacén de patrones motores. Los errores más típicos son sustituciones de letras. Solo afecta a la escritura a mano.

 

*      Lesión en el mecanismo de la asignación del patrón motor grafémico. Hay una pérdida de información acerca de los patrones motores (la ortografía es correcta pero las letras están muy deformadas). No hay problemas motores sino una incapacidad para hacer uso de los programas motores.

 

*      Alteración de los procesos perceptivos. Sus síntomas son: dificultad para mantener las letras dentro de una línea horizontal, tendencia a omitir o a duplicar rasgos de letras (como la “m” ya que tiene rasgos repetidos).

 

*      Trastorno de escritura periférico por debilidad muscular, temblor de manos... debidos a problemas motores y no a la planificación del movimiento.

 

2-. DISGRAFÍAS EVOLUTIVAS

 

         Tienen disgrafía evolutiva aquellos sujetos que sin razón aparente tienen dificultades para aprender a escribir. La persona tiene todo lo necesario para aprender a escribir pero no lo consigue.

 

         Se diferencia del retraso escritor en que en el retraso están afectados también los demás aspectos, no solo los relacionados con el lenguaje.

 

         La principal característica de la disgrafía evolutiva es que los sujetos tienen dificultades a nivel léxico ( en la recuperación de la forma ortográfica de las palabras).

 

         Dentro de este proceso léxico puede haber dificultades en las dos rutas (fonológica y ortográfica)

 

         Se puede hacer con la disgrafía evolutiva una clasificación parecida a la de la disgrafía adquirida.

CAUSAS

 

Hemos agrupado las causas de la disgrafía en cuatro apartados:

 

    1. CAUSAS DE TIPO MADURATIVO 

 

           Existen dificultades de tipo neuro-psicológico que impiden al niño escribir de forma satisfactoria. Cuatro factores que pueden provocar disgrafía son las dificultades de lateralización, los trastornos de eficiencia psicomotora, los trastornos de esquema corporal y de las funciones perceptivo-motrices y por último los trastornos de expresión gráfica del lenguaje.

 

       Trastornos de lateralización

 

        Al menos la mitad de los niños con disgrafía presentan dificultades de su lateralización. Los trastornos más frecuentes son el ambidextrismo, niños que emplean indistintamente la mano derecha o izquierda para escribir, o niños que, siendo diestros o zurdos, lo son de una forma débil y poco definida, la zurdería contrariada, siendo la escritura de éstos últimos estrefosimbólica, es decir, de derecha a izquierda.

 

 Trastornos de deficiencia psicomotora

 

        Se excluyen aquellos casos que presentan una afectación motórica intensa, como hemiplegias, paraplegia.

 

        Podríamos agruparlos trastornos psicomotores en tres categorías:

 

· Niños con ligeras perturbaciones del equilibrio y de la organización cinética y tónica.

 

            · Niños con motricidad débil.

 

            · Niños inestables.

 

            En la práctica clínica se observan dos tipos de niños con motricidad alterada: los niños torpes motrices con una motricidad débil y con una edad motriz inferior a la cronológica, que fracasan en actividades de rapidez, equilibrio, sujetan defectuosamente el lapicero, la escritura es muy lenta y la postura gráfica es inadecuada, y los niños hipercinéticos, en cierto modo opuestos a los anteriores. Éstos niños se manifiestan desinhibidos e inquietos, su escritura se manifiesta por ser muy irregular en dimensiones, letras fragmentadas, trazos imprecisos, etc.

 

     Trastornos del esquema corporal y de las funciones perceptivo-motrices.

 

         Dentro de este apartado encontramos:

 

- Trastornos de organización perceptiva: alteración de la capacidad de integración viso-perceptiva, niños sin déficit sensoriales en el órgano de la visión, pero incapaces de percibir adecuadamente (confusión figura- fondo, tendencia a las inversiones de simetría, omisiones, etc.).

 

- Trastornos de estructuración y orientación espacial: los niños presentan dificultades en reconocer nociones espaciales sencillas (derecha, izquierda) en su propio eje de referencia corporal. La escritura se presenta con desórdenes de tipo topológico, alteración de la dirección, alteración de grafemas con simetría similar, etc.

 

- Trastornos del esquema corporal: a veces la dificultad en el reconocimiento del esquema corporal altera la escritura a nivel del soporte del lapicero, de postura corporal y con un grafismo lento y fatigoso.

 

Trastornos en la expresión gráfica del lenguaje

 

        Dislexia: aunque es un trastorno fundamentalmente lector puede acompañarse de alteración en la escritura.

 

       Tartamudeo gráfico: es una disgrafía acusada asociada a desórdenes tónico-cinéticos. La escritura se presenta con numerosas tachaduras, repeticiones innecesarias.

 

2. CAUSAS CARACTERIALES

 

             La llamada disgrafía caracterial viene asociada a dificultades perceptivas, motrices, de lateralización y es producto de las tensiones psicológicas del niño. Puede ser un mecanismo de defensa que enmascara trastornos de conducta como inhibición, timidez, aislamiento.

 

 

Disgrafía caracterial pura

 

            Son niños con conflictos afectivos importantes que emplean  la escritura como forma inconsciente de llamar la atención o que expresan trastornos del yo por medio de una escritura defectuosa.

 

 Disgrafía caracterial mixta

 

        Cuando los conflictos emocionales van unidos a déficits neuropsicológicos hablamos de componente mixto. La disgrafía se encuentra reforzada por la inmadurez psico- afectiva y por los déficits perceptivo- motrices.

 

 Disgrafías caracteriales reactivas

 

        Son debidas a trastornos madurativos, pedagógicos o neuropsicológicos. Estos niños se sienten incómodos con su propia escritura, y están muy presionados por el ambiente familiar y escolar, desencadenándose, a veces, una reacción neurótica con alteraciones como a fobia escolar, estados de ansiedad, etc.

 

 3. CAUSAS PEDAGÓGICAS 

 

La escuela es el detonador de las disgrafías, ya que determinados errores educativos la generan.

 

            Podemos enumerar una serie de causa que pueden producir trastornos en la escritura desde el punto de vista de fallos pedagógicos:

 

- Instrucción rígida e inflexible, sin atender a características individuales

 

- Descuido del diagnóstico del grafismo, como método de identificación de las dificultades

 

- Deficiente orientación del proceso de adquisición de destrezas motoras

 

- Orientación inadecuada al cambiar de la letra “script” a la letra cursiva

 

- Objetivos demasiado ambiciosos

 

- Materiales inadecuados para la enseñanza

 

- Incapacidad para enseñar a los zurdos la correcta posición del papel y los movimientos más idóneos.

 

4. CAUSAS MIXTAS

 

        Existen algunos síndromes que no se pueden explicar de forma independiente, sino como la suma de factores de forma continuada, tal es el caso del grafo espasmo, cuyos síntomas característicos más importantes son:

 

- Crispación en todo el brazo que escribe, a nivel de dedos y hombro. 

 

- Fenómenos dolorosos.

 

- Detenciones forzosas durante la escritura.

 

- Mala coordinación de los movimientos, con sacudidas y tirones bruscos.

 

- Sudoración a nivel de las palmas.

 

- Variación en la forma de sujetar el lápiz.

 

- Rechazo hacia la escritura.

Enter supporting content here

guest-s.gif

Libro de visitas  Invitados